3 sep. 2019

Los humanos ya estaban cambiando el medio ambiente mucho antes de lo que se creía


La transformación del medio ambiente por parte de los seres humanos no es un fenómeno reciente sino que se inició mucho antes de lo que se creía hasta ahora, según un nuevo estudio que se publica en la revista 'Science'.

La investigación, que evaluó el uso global de la tierra de hace entre 10.000 y 170 años, revela que los cazadores-recolectores, los agricultores y los pastores habían hecho alteraciones significativas en el planeta ya hace 4.000 años, mucho antes de lo indicado por las reconstrucciones anteriores del uso de la tierra por parte de los científicos.

"Comprender cómo los humanos interactúan con el medio ambiente en el pasado a largo plazo es una de las mejores cosas que podemos hacer para ayudarnos a comprender cómo las personas lidiarán con esto en el futuro -apunta Michael Barton, coautor y profesor de la Escuela de Evolución Humana y Cambio Social de la Universidad Estatal de Arizona-. No estamos comenzando desde cero. Estamos comenzando desde una larga historia".

Este estudio reunió a varios cientos de arqueólogos de todo el mundo, que agruparon extensos conjuntos de datos que resumen décadas de investigación arqueológica. Nicole Boivin, directora del Departamento de Arqueología del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y autora principal del estudio, señala que "los arqueólogos poseen conjuntos de datos críticos para evaluar los impactos humanos a largo plazo en el mundo natural, pero estos permanecen en gran parte sin explotar en términos de evaluaciones a escala global".

Y añade que "este novedoso enfoque de contratación colectiva para agrupar datos arqueológicos es extremadamente innovador y ha proporcionado a los investigadores una perspectiva única".

Los investigadores pueden buscar evidencia de si las acciones de los pueblos antiguos beneficiaron o perjudicaron la biodiversidad y les permitieron residir de manera sostenible o no en un área durante un período prolongado. Estudiar sus éxitos y fracasos ambientales puede dar una mejor idea de cómo crear un cambio positivo a medida que los humanos continúan remodelando el planeta.


El estudio también tiene implicaciones para los modelos del sistema de la Tierra utilizados para predecir el futuro impacto ambiental humano. Las predicciones precisas se basan en la comparación del presente con el pasado, y los datos que actualmente representan el pasado de la Tierra que se utilizan para esos modelos subestiman el impacto humano.

Sospechando esto, los autores se propusieron recopilar datos más completos y globalizados de aquellos que conocen mejor el pasado de la humanidad: los arqueólogos. Comenzaron un esfuerzo de crowdsourcing, llamado Proyecto ArchaeoGLOBE, enviando una encuesta masiva a académicos cuya experiencia cubría áreas de todo el mundo. Un total de 255 encuestados completaron más de 700 cuestionarios regionales, que proporcionaron la información para el estudio.

"Muchas personas se han dado cuenta desde hace algún tiempo de que el estudio de las interacciones humano-ambiente a largo plazo debe incluir el conocimiento arqueológico, pero nuestra investigación y conjunto de datos realmente abren la puerta a este tipo de colaboración a escala global por primera vez", destaca Lucas Stephens, autor principal del artículo y reciente doctorado de la Universidad de Pennsylvania.

"Nuestro conocimiento agregado dibuja una imagen sorprendentemente clara y coherente a nivel mundial", añade Nicolas Gauthier, coautor y reciente doctorado de la Universidad Estatal de Arizona.

Esa imagen muestra que la agricultura itinerante y el pastoreo ya habían afectado a más del 40 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra hace 4.000 años. También revela que el cultivo continuo era común y generalizado en la mayor parte del planeta hace 2.000 años, más de 1.000 años antes de lo indicado por el estudio de uso de la tierra más ámpliamente referenciado en la actualidad, la Base de Datos de Historia del Medio Ambiente Global, conocida como HYDE.

Los arqueólogos informaron sobre algunas regiones más que otras para el Proyecto ArchaeoGLOBE, lo que refleja la intensidad de la investigación en diferentes áreas. Pero al resaltar estas brechas, el estudio ayuda a los científicos a priorizar su recopilación de datos y les proporciona un punto de partida para que continúen investigando el uso de la tierra a lo largo del tiempo.

"Nuestra esperanza es que impulse el campo de una manera que no hubiera sido posible si todos hubieran trabajado de forma aislada", concluye Gauthier.

Fuente: europapress.es