sábado, 23 de septiembre de 2017

Así se descongeló el Ártico este verano (Arctic sea ice from March to September 2017)

La mínima cantidad de hielo marino en el Ártico este verano de 2017 ha sido la octava más baja desde que comenzó el registro de observaciones por satélite en 1978. La NASA ha difundido un vídeo con la evolución del fenómeno vista desde el espacio.

El hielo marino del Ártico parece haber alcanzado su mínima extensión anual el 13 de septiembre, con 4,64 millones de kilómetros cuadrados, informó la NASA y el Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo (NSIDC) de la Universidad de Colorado, apoyado por la NASA.

El hielo marino del Ártico, la capa de agua de mar congelada que cubre gran parte del Océano Ártico y los mares vecinos, se conoce a menudo como el climatizador del planeta: su superficie blanca devuelve la energía solar al espacio, enfriando el globo.

El casquete de hielo marino cambia con la estación, creciendo en el otoño y el invierno y disminuyendo en la primavera y el verano. Su extensión mínima de verano, que ocurre típicamente en septiembre, ha estado disminuyendo, en general, a un ritmo rápido desde finales de los años 70 debido al calentamiento de las temperaturas.
 
Este año, las temperaturas en el Ártico han sido relativamente suaves para latitudes tan altas, incluso más frías que el promedio en algunas regiones. Aún así, la extensión mínima de hielo marino en 2017 está 1,58 millones de kilómetros cuadrados por debajo del promedio mínimo de 1981-2010.

"La cantidad de hielo que queda al final del verano en un año determinado depende del estado de la capa de hielo a principios del año y de las condiciones climáticas que afectan al hielo", dijo Claire Parkinson, climatóloga del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland.

"Las condiciones climáticas no han sido particularmente dignas de mención este verano, y el hecho de que todavía terminemos con bajas extensiones de hielo marino es porque las condiciones de hielo de la línea de base hoy en día es peor que la línea de base hace 38 años".

Los tres años con las capas de hielo más bajas del Ártico en el récord -2012, 2016 y 2007- experimentaron fuertes tormentas de verano que asolaron la cubierta de hielo y aceleraron su derretimiento. "En todos estos casos, las condiciones meteorológicas contribuyeron a la reducción de la cobertura de hielo, pero si el mismo sistema climático hubiera ocurrido hace tres décadas, es muy improbable que hubiera causado tanto daño a la cubierta de hielo marino; entonces el hielo era más grueso y cubrió más completamente la región, por lo tanto haciéndola más capaz de resistir tormentas", dijo Parkinson.


Al otro lado del planeta, la Antártida se dirige a su extensión máxima anual de hielo marino, algo que ocurre típicamente en septiembre o principios de octubre. La extensión máxima de este año es probable que esté entre las ocho más bajas en el registro de satélites, un giro dramático de eventos considerando que 2012, 2013 y 2014 registraron máximos récord consecutivos, seguido por un repentino descenso en 2015 y otro más pequeño en el año 2016. Hasta ahora, las extensiones de hielo en el Antártico de septiembre de este año son comparables a las de hace un año.

"Lo que más sorprendió sobre la cobertura cambiante del hielo marino en las últimas tres décadas fue el hecho de que el hielo marino antártico estaba aumentando en lugar de disminuir", dijo Parkinson en un comunicado. "El hecho de que el hielo marino del Ártico disminuya no fue tan impactante porque se esperaba esto con un clima de calentamiento, aunque la tasa global de disminuciones fue mayor de lo que la mayoría de los modelos habían pronosticado".

Parkinson dijo que aunque es demasiado pronto para hablar de una inversión a largo plazo en el comportamiento del hielo marino antártico, las disminuciones observadas en los últimos dos años proporcionan datos importantes para probar las diversas hipótesis que los científicos han presentado para explicar por qué en la Antártida la cobertura de hielo marino había aumentado, en general, entre 1979 y 2015.

La adición de las extensiones de hielo marino antártico y ártico mes a mes a través del registro de satélite muestra que, a nivel mundial, la Tierra ha estado perdiendo hielo marino desde finales de los 70 en cada parte del ciclo anual de crecimiento y decaimiento del hielo. "De hecho, este año, cada mes de enero a agosto experimentó un nuevo récord mensual bajo en las extensiones globales de hielo marino", dijo Parkinson.

Fuente: europapress.es