sábado, 21 de enero de 2017

Cambio Climático: Nunca habíamos visto niveles globales de hielo tan bajos

Imagen: Extensión del hielo marino del Ártico en septiembre del 2016 comparado al promedio mínimo de 1981-2010 (linea amarilla).

Curiosamente el frío que estás pasando ahora está relacionado con este descenso.

En la historia de nuestro planeta acaba de registrarse otro importante hito, aunque debemos avisarte que es uno con el que posiblemente ningún ser humano se sentirá tranquilo (ni orgulloso): Los niveles de hielo marino están al nivel más bajo jamás registrado. Una nueva investigación del Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve (NSIDC) de EEUU en Boulder, Colorado, señala que la habitual acumulación de hielo flotante alrededor del Ártico no tendrá lugar este año, algo que, claro está, se debe al brutal cambio climático que estamos viviendo, aunque no es el único factor que se suma a la causa.

La temperatura de la tierra ha aumentado un grado en el último siglo, lo que ha afectado de manera drástica al nivel de hielo sobre el mar en las últimas décadas. Los investigadores observaron que una gran capa de hielo al oeste de la Antártida se empezó a romper este pasado mes de diciembre, un hecho destacado que siguió a la ruptura del glaciar Pine Island, ocurrida en el 2015.


A este fenómeno habría que sumar una particular rareza atmosférica que estamos viviendo. Y es que se ha registrado una caída de la cantidad de viento ártico en noviembre, lo que ha permitido que un aire relativamente más caliente se acumule cerca del polo norte, obstaculizando la formación de placas hielo flotante. Precisamente esta acumulación de aire caliente ha empujado el aire frío hacia afuera, contribuyendo al intenso frío que se está sintiendo estas semanas en Europa y Asia.

John Turner, climatólogo de la British Antarctic Survey (BAS) indica a New Scientist que "fue un mes muy excepcional", pero que "cambios relativamente pequeños en los vientos pueden tener un efecto enorme sobre el hielo marino".

Esto significa que en los próximos años la formación de hielo en el Ártico podría recuperarse ligeramente (sin el inesperado viento), pero los investigadores advierten que es algo temporal: Los niveles generales en ambos polos siguen disminuyendo a un ritmo alarmante. No dejes de tenerlo presente.

Fuente: newscientist.com