miércoles, 6 de abril de 2016

El cambio climático está detrás de 9 de cada 10 desastres naturales ocurridos en 2015

El organismo de Naciones Unidas para la reducción del riesgo de desastres (Unisdr) acaba de publicar un informe en el que indica que 2015 -el año más caluroso jamás registrado- confirma que los desastres relacionados con el clima y la meteorología dominan las tendencias de desastres vinculados con amenazas naturales.

El año pasado afectaron a 98,6 millones de personas, provocando la muerte de casi 23.000, y generaron pérdidas económicas superiores a los 66.000 millones de dólares.

El jefe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, Robert Glasser, declaró ayer, en la presentación del informe: "Hemos superado el año más caluroso jamás registrado. 98,6 millones de personas se han visto afectadas por desastres en 2015 y el clima, a menudo ayudado por un potente fenómeno de El Niño, fue uno de los factores en el 92% de los desastres. El impacto más evidente son las 32 grandes sequías registradas el año pasado, más del doble de la media anual de diez años, que afectaron a 50,5 millones de personas. Y muchas de las sequías han continuado este año, en especial en África."

El directivo de la ONU también destacó que "el terremoto de Nepal ha vuelto a confirmar que los sismos son la categoría de amenaza natural más mortal." En 2015, los terremotos y tsunamis mataron a 9.525 personas y afectaron a 7,2 millones de personas. De acuerdo con Glasser, el derrumbe de edificios es lo que más mata a la gente, de ahí la importancia de cumplir con las requisitos de construcción en estas zonas.

Respecto a las tormentas, se notificaron 90, que incluyeron 48 con fuerza de ciclones y ocasionaron casi 23.000 muertes. Asia y el Pacífico fueron las regiones más afectadas. El dato positivo es que las alertas tempranas han logrado reducir de manera notable las muertas ocasionadas por estos episodios, por lo que la ONU pide una mayor inversión en este ámbito.

En cuanto a las temperaturas extremas, varios países de Europa tuvieron que hacer frente a intensas olas de calor, con números significativos de muertes; en especial en Francia. La India y el Pakistán también sufrieron algunas de las olas de calor más graves de los últimos tiempos. Según el informe, la mortalidad por las altas temperaturas está muy subestimada y requiere una evaluación mejor de su impacto.

En conjunto, los desastres naturales afectaron a 98,6 millones de personas, provocando la muerte de 22.773 y generaron pérdidas económicas superiores a los 66.000 millones de dólares. Los cinco países más golpeados fueron China (26 episodios), Estados Unidos (22), la India (19), Filipinas (15) e Indonesia (11).

El mensaje principal del informe de Unisdr es que "reducir las emisiones de carbono y adaptarse al cambio climático son fundamentales para los países que pretenden reducir el riesgo de desastres, ahora y en el futuro", según puso de manifiesto el director del organismo de la ONU.

Fuente: energias-renovables.com