viernes, 13 de marzo de 2015

The First Solar-Powered Round-the-World Flight Has Begun

The two pilots aim to circumnavigate the globe without using any conventional fuel.

The world's first round-the-world trip on a solar-powered plane got under way Monday with the initial leg from Abu Dhabi to the Omani capital, Muscat.

Swiss pilots Bertrand Piccard and André Borschberg will pursue a record-shattering five-month journey, spanning 21,750 miles across several continents and two oceans, while using zero conventional fuel.

The Solar Impulse-2's lightweight construction -weighing a mere 4.600 lb.- combined with its 236-ft. wingspan lined with 17.000 solar cells, makes it the first solar-powered aircraft capable of flying during both day and night.

"I am confident we have a very special airplane, and it will have to be to get us across the big oceans," Borschberg told the BBC.

The pilots have undergone rigorous preparation drills, and will forgo all sleep longer than 20 minutes while airborne, practicing yoga and self-hypnosis to cope with their airborne ordeal. (Some stints will involve flying continuously for five days.) Rest stops will be spent advocating for their clean-technology campaign.

"I had this dream 16 years ago of flying around the world without fuel, just on solar power," said Piccard. "Now we're about to do it."

En español:

Con la ayuda de materiales de alta tecnología e impulsado únicamente por energía solar, el aeroplano Solar Impulse 2 ha iniciado este lunes un viaje sin precedentes alrededor del mundo, de cinco meses de duración. La nave ha despegado de Abu Dabi, a donde se habían trasladado Bertrand Piccard y André Borschberg, promotores del proyecto y pilotos de la aeronave.

El avión Solar Impulse 2 puede volar las 24 horas del día sin consumir ni una gota de combustible. Pesa tan solo 2,3 toneladas, aunque su envergadura es la de un avión de pasajeros de gran tamaño. Durante el viaje, que está previsto dure cinco meses, recorrerá 32.000 kilómetros gracias a unos motores propulsados exclusivamente por la energía que proporcionarán unas 17.200 células fotovoltaicas.

El piloto tendrá que mantenerse en el aire hasta cinco días consecutivos, incluidas las noches. La cabina mide solo 3,8 metros cuadrados, pocos pero suficientes para almacenar el oxígeno, la comida, el agua, el paracaídas y el resto del equipamiento necesario, incluido el asiento ergonómico, que se reclina para que el piloto pueda sentarte, estirarse y hasta hacer ejercicio.

El diseño completo de la carcasa de la cabina ha sido realizado por Bayer Material Science (una de las empresas patrocinadoras del proyecto), que ha empleado materiales de alta tecnología para asegurar, entre otros aspectos, un aislamiento perfecto de la cabina ya que la nave tiene que hacer frente a importantes oscilaciones térmicas, desde los 40°C bajo cero durante la noche hasta los 40°C grados durante el día. Para lograrlo, Bayer ha utilizado una espuma aislante de poliuretano cuyo rendimiento es un diez por ciento superior al de los materiales estándar que se utilizan actualmente para el aislamiento.

La vuelta al mundo está estructura en 12 etapas. El piloto de la primera etapa es André Borschberg. Recorrerá 400 kilómetros a una velocidad máxima de entre 90 y 120 kilómetros hasta Omán, la primera escala de esta gran aventura, empleando en el recorrido unas 12 horas. A partir de ahí, el avión pasará por India, China, el océano Pacífico, EEUU, el Atlántico, el sur de Europa y el norte de África, hasta aterrizar de nuevo, dentro de cinco meses, en los Emiratos Árabes.

Source: time.com